Comunidad

¡Un seder de Pesaj muy especial! Pasito a pasito

Por Prensa Centro Unión Israelita (nota y fotos)

Nuestro Seder de Pesaj Comunitario no se baila “despacito”, ni “suave, suavecito”, pero -y para algún desprevenido que aún no haya escuchado el hit popular- sí se realiza “pasito a pasito”. De a una sección por vez, con una estructura organizada y una configuración escalonada, así es como se avanza por el camino del Seder de Pesaj. Es que, justamente, la acepción principal de “seder” refiere principalmente al orden, y cada paso debe ser realizado para cumplir con las Mitzvot que están implicadas en este Jag. El Seder comunitario de la Kehilá de Córdoba, organizado en conjunto por el Centro Unión Israelita y Macabi Noar, no fue la excepción, y con pasos (y algunos pasitos) que dejaron huellas firmes, se vivió nuevamente una noche especial mediante la unión de la comunidad.

Luego de la primera noche del Jag, en la que cada familia se reunió en su hogar para recibir la festividad, era la hora del Seder en conjunto, y así más de 200 personas se reunieron en el SUM de Macabi Noar para compartir una de esas noches que siempre resultan ubicándose entre las más hermosas del año.

Nuestro rabino, Marcelo Polakoff, fue el maestro de ceremonias y guió a todos los presentes por cada uno de los quince pasos que se requieren transitar para que el Seder de Pesaj esté completo. Los Presidentes de las dos instituciones organizadoras, el Cdor. Hugo Waitman y el Ing. Alberto Haquim, también participaron de la gran cena.

Las cuatro copas de vino fueron llenadas durante la noche y diferentes representantes de nuestra comunidad participaron de los momentos que se suscitaron: Kadesh, Urejatz, Karpás, Iajatz, Maguid, Rajtza, Motzí, Matzá, Maror, Korej, Shuljan Orej, Tzafún, Barej, Hallel, Nirtzá, cada uno de los momentos tuvo su lugar y se llevó a cabo como corresponde. Jóvenes, adultos, todos tuvieron su espacio para disfrutar de buena comida, y de propuestas o enseñanzas por parte de nuestro rabino.

Los más pequeños, por supuesto, también tuvieron su rol protagónico: fueron los encargados de encontrar el misterioso “Afikoman”, aquel que se oculta luego de partir la primera porción de matzá de la noche.

Pero no olvidemos uno de los puntos importantes: mientras se realizaban los quince pasos del Seder, por supuesto, la Kehilá realizó otra de las actividades comunitarias preferidas: comer. Guefilte Fish, cazuela de pollo, exquisitas papas, postre, conformaron una velada deliciosa.

Videos alusivos acompañaron y entretuvieron los momentos de la cena, como el clip que ya es furor en estos días: el hit “Vuelve la fiesta de Pesaj”, del Coro Halevay, o el hermoso video de Emma Visotzky, una pequeña gran sabia de 3 años que narró cada uno de los pormenores de la historia de Moisés y la salida de Egipto, entre otras propuestas que presentó nuestro rabino.

La música estuvo presente con el debut del ensamble “Rishrush”, el Coro “Shir Hashirim”, coordinados y dirigidos por Fernando Israilevich, quien también se encargó del acompañamiento permanente con el teclado, para alegrar cada uno de los cantos que la comunidad entonó durante la noche (Ma Nishtaná sigue en el puesto 1 del ranking, ninguna otra canción logró destronarla aún…).

Los madrijim de juventud de Macabi Noar (del Merkaz Shoresh de Hejalutz Lamerjav) estuvieron presentes para hacer jugar a todos los invitados mediante actividades divertidas, realizadas mesa por mesa, y fueron un pilar fundamental para que la noche se lleve a cabo también en el marco del entretenimiento.

Para el cierre, se entonaron las estrofas del Hatikva, el Himno de la esperanza del pueblo judío.

En fin, fue una noche repleta de condimentos visuales, auditivos, olfativos, y por supuesto, también gustativos. La Kehilá de Córdoba volvió a reunirse gracias al trabajo incansable del Centro Unión Israelita y Macabi-Noar y, al igual que aquellos pasos (esos no fueron “pasitos”) que dieron los hebreos que pudieron dejar la esclavitud en Egipto, hoy se recorre otro camino, con etapas algo diferentes, pero el recuerdo y la valoración de la libertad le dan a este Jag un sentido único, un valor agregado que se obtiene mientras se cena, mientras se comparte un momento de unión, y se transita o se “camina” por el orden del Seder, casualmente, pasos tras pasos, pasito a pasito…

Agradecimientos especiales:

  • A las comisiones directivas del Centro Unión Israelita y Macabi Noar, por hacer una vez más que el sueño de este Seder en Comunidad sea posible.
  • A la Comisión organizadora y a sus familias, conformadas por incansables voluntarios de Macabi Noar y el Centro Unión Israelita.
  • A los madrijim del Merkaz Shoresh de la Tnuá Hejalutz Lamerjav, quienes planificaron y coordinaron las actividades recreativas durante el Seder.
  • Al grupo Golda, quienes se encargaron de realizar las hermosas Kearot que se distribuyeron a lo largo de las mesas.
  • Al Coro Shir Hashirim, al Ensamble “Rishrush”, y a su Director, Fernando Israilevich
  • A los donantes que apoyaron con esfuerzo,  tanto económico y en especies, para  la realización del evento.
  • Al personal de seguridad, que cuidó y nos protegió, y sobre todo al público presente, que  año tras año continúan dando su apoyo y confianza para que este Seder se convierta en un evento único, necesario, e inolvidable.

 

Compartimos algunos retratos de la noche:

Click para comentar

Dejá una respuesta

Mas leídas

Arriba